¡Y con los últimos comentarios sin censuras!!!

martes, 20 de mayo de 2008

NAZIMBO

Mucho se ha hablado del movimiento nazi pro-chavista y sus influencias en la política que desarrolla Hugo Chávez quien dice ser “bolivariano” y “socialista” pero, eso sí, todos debemos analizar como se come eso de ser “socialista” en el chavismo.

La influencia de lo que dice ser “socialista” en Hugo Chávez la recibe primigeniamente de un viaje que este personaje realiza a Perú conociendo al presidente Gral. Juan Velasco Alvarado.

Según Chávez, Velasco fue el mejor presidente que tuvo Perú en todos sus tiempos. Por supuesto, admiraba lo que hacía: Restricción de las libertades y derechos, conformación de gulags con miles de “retenidos” por motivos étnicos-raciales (los mestizos eran quienes llevaban la peor parte por considerarse “enfermos”), control de la economía por mafiosos y narcos, promoción del terrorismo "bajo cuerda", etc, etc, etc.

Fascinado por el método que utiliza el dictador Velasco, Hugo Chávez regresa a Venezuela y es así como surge el movimiento militar golpista que se conformó con el fin de derrocar el sistema pseudo-democrático que estaba impuesto en el país. Dos “golpes de Estado” sangrientos se llevaron a cabo al poco tiempo (1992), uno liderado por el militar Hugo Chávez y otro bajo el mando del militar Hernán Grüber Odremán, supuestamente con el apoyo de civiles con ideología radical, en aquel momento conocido como “Bandera Roja” (hoy fraccionado en más grupos anárquicos).

A pesar de que se niegue el asunto, muchas ideas de Adolf Hitler están siendo implementadas en Venezuela según la versión que Velasco tenía de las mismas para la región. De hecho, la ideología del “nacional socialismo” hitleriano es lo que impera actualmente en el escenario político venezolano, por supuesto, reinterpretadas a su vez bajo la óptica que Hugo Chávez tiene de lo que debe ser el “socialismo” y con apoyo de los actuales grupos radicales que detentan el Poder.

Es así como surge un grupo social que se denomina “afrodescendiente”, grupo que propugna la “liberación” de los negros ya que, según ellos, el mestizaje es un invento del “capitalismo” para acabar con la identidad de los pueblos latinoamericanos y dicen que “la unión de razas” que existe en Venezuela es una farsa impuesta por Ley con el cuento de la “igualdad de oportunidades”.

En sí, los “afrodescendientes” (que se molestan cuando son llamados “negros”) explican que conforman una raza superior a las demás por “derecho divino” de los dioses o espíritus que los acompañan desde África y que, por lo tanto, los blancos o indoeuropeos deben ser execrados de la sociedad venezolana.

A este “grupo afrodescendiente” que pregona las ideas de la división de las razas y de la conformación de castas también se le conoce en Venezuela como NAZIMBISTAS.

El NAZIMBO se considera zambo (individuo nacido del mestizaje de un negro con un indígena) y reniega su mestizaje con los blancos, asumiendo una identidad que considera una fusión de ideas entre lo indígena y lo africano. Es algo similar a lo que en Europa se conocen como naziskin pero siendo más conservadores en el aspecto aun cuando la "violencia" como justificación es lo que predomina en el discurso de estos grupos.

En Venezuela esto de la “división de razas” es una vil mentira. El NAZIMBISMO quiere imponer celebraciones distorsionando la realidad. La mayoría de los ciudadanos venezolanos son “blancos tendiendo al café con leche”, es decir, los africanos se mezclaron y tuvieron prole de europeos, en mayor porcentaje los indígenas se han mantenido resguardados del mestizaje con negros y blancos pero también están mezclados en líneas generales...

Sin embargo, el movimiento NAZIMBISTA está inculcando un odio racial utilizando el resentimiento como sentimiento y aprovechándose de la ignorancia de quienes no han tenido mayores oportunidades educativas. El desprecio y discriminación racial es algo que NUNCA existió en Venezuela, a pesar de que los NAZIMBOS digan lo contrario.

Y como prueba pueden buscar en la historia del folklore venezolano, no hace falta que reunir una enciclopedia, por ejemplo, busquen la historia del "corrío" PAVO REAL y analicen su contenido, época en la cual fue compuesta, su autor, escenario político predominante, etc, etc, etc.

Tú: Mira tu piel... ¿Café con leche? ¿o no? Entonces, siéntete a gusto de tener tu ascendencia europea, africana e indígena. Y manifiesta tu desprecio por el NAZIMBO y su ideología.

Todos los venezolanos somos “afrodescendientes”, “hijos y nietos de europeos”, “indígenas por convicción”, NO PERMITAS QUE TE CLASIFIQUEN COMO NAZIMBO (con la excusa de que eres “afrodescendiente”). Debemos sentirnos orgullosos de ser simplemente “negros” o “negras” por tener piel oscura y, de ser así, si te gusta alguien y tienes la oportunidad, ¡prefiere a un blanco catire como pareja y muestra a tus hijos mestizos con mucho orgullo!

Los VENEZOLANOS son las personas más bellas del Mundo, la BASURA del NAZIMBO déjala precisamente en su lugar (¡en la basura ideológica del olvido!) y siente la felicidad de decir: ¡SOY NEGRO, SOY BLANCO, SOY INDIGENA, SOY MESTIZO!



¡XENOFOBIA NO!!!


3 comentarios:

Gustavo Coronel dijo...

Se puede llegar a querer a más de un país? Por supuesto que sí. Albert Einstein nació en Alemania, se hizo ciudadano Suizo, se hizo, de nuevo, ciudadano Alemán y se hizo, finalmente, ciudadano Norteamericano Fué esencialmente un ciudadano del mundo pero siempre habló con nostalgia y cariño de Ulm, el pueblo donde nació.Como Einstein son millones quienes salieron de sus países, por múltiples razones, a buscar la felicidad y la tranquilidad en otras tierras, una búsqueda a la cuál todo ser humano tiene perfecto derecho.

Después de la segunda guerra mundial llegaron a nuestro país centenares de miles de Españoles, Italianos, Portugueses y ciudadanos de la Europa central. Se sembraron en nuestra patria, le dieron gran impulso y ellos y sus descendientes son hoy parte indivisible de nuestra sociedad, sin dejar de tener naturales y comprensibles lazos sentimentales y culturales con sus países de origen. Pocos se atreverían a definirlos como apátridas o a considerarlos traidores porque salgan a la calle a celebrar la victoria del equipo de futból de su país de origen.

Pocos, pero si los hay, gente como el ignorante y procaz dictador venezolano Hugo Chávez, quien se ha ido radicalizando en su odio y hostilidad hacia todos los venezolanos que manifiesten admiración o respeto por las democracias occidentales, especialmente por los Estados Unidos. Recientemente ha llegado a insultar, en sus propios países, a quienes no estén de acuerdo con sus estupideces, como lo hizo en Honduras.

Su más reciente acusación, repetida hasta la náusea, es la de “pitiyanki”, término que había pasado de moda hace más de 50 años en nuestro país. La usa para designar despectivamente a quien muestre alguna admiración, respeto o afecto por los Estados Unidos.

La obsesión de Chávez en contra de los Estados Unidos es una clara señal de sus problemas mentales. Ya hemos hablado anteriormente de su coprolalia (impulso irresistible hacia la procacidad en el lenguaje) y de su repetición compulsiva de algunas frases, todo lo cuál parece ser parte del síndrome de Tourette, así como de su pronunciado narcicismo, diagnóstico hecho hace algun tiempo por su psiquiatra, el Dr. Edmundo Chirinos. A ello se le ha agregado recìentemente una seria aflición gastrointestinal que lo mantiene permanentemente al borde de la diarrea. Sin embargo, lo más peligroso para el país es su odio hacia todo lo que es norteamericano, ya que va acompañado de posturas políticas agresivas e insultantes contra el poderoso país del norte.

El anti-americanismo es una señal de un sentimiento de inferioridad muy extendido en América Latina. Es compartido por miles quienes nunca han visitado los Estados Unidos y hasta por muchos latinoamericanos quienes viven en los Estados Unidos y repiten incesantemente que desearían estar de regreso en sus países (como si alguien se los prohibiera). En el caso de quienes nunca han vivido en los Estados Unidos la hostilidad es comprensible puesto que está usualmente basada en la desinformación. En quienes ya viven en los Estados Unidos el resentimiento es más frecuente entre quienes poseen niveles muy bajos de educación, los inmigrantes ilegales y quienes se sienten, con razón o sin ella, objetos de discriminación racial o social.

Mi experiencia personal en los Estados Unidos siempre ha sido muy positiva. Estudié en una universidad del Oeste norteamericano, donde siempre fuí objeto de una maravillosa atención. Llegué a Tulsa, Oklahoma desde Los Teques y allá me hicieron sentir como en mi casa. Aprendí que las familias norteamericanas eran generosas, unidas e integradas a la comunidad. Durante las etapas en las cuáles he vivido en los Estados Unidos, parte de las décadas de 1950, 1980 y, ahora, desde 2004 hasta la fecha, he podido disfrutar de características de la sociedad norteamericana, tales como: (a), relaciones basadas en la confianza, lo cuál hace mucho más eficientes las transacciones sociales de todo tipo; (b) lo fácil que es ser un buen ciudadano, ya que los sistemas gubernamentales no son “enrollados” o corruptos y es posible pagar impuestos y facturas hasta por correo; (c), altos niveles de seguridad, casi nadie está tratando de robar un par de zapatos o un vehículo, ya que la inmensa mayoría de la población los tiene; (d), servicios confiables, abro el grifo del agua… y sale agua; (e), buen transporte público, espero el bus frente a mi apartamento y siempre pasa a la hora; (f), un paisaje pulcro y embellecido por el hombre; (g), respeto por la fauna y la vegetación; (h), oportunidades de trabajo, hasta para gente de mi edad, aunque ya no sea tan fácil; (i), tranquilidad, camino todos los días en mi vecindario, en un bello parque público, sin temor a que me asalten; (j), buena alimentación, consigo vegetales y frutas muy frescas y muy variadas en supermercados muy bien surtidos, donde provoca hasta “ir a ver”; (k), facilidades para el estudio, soy investigador, gratis, en la Biblioteca del Congreso; (l), muchos beneficios para los miembros de la tercera edad; (m), un gobierno que presta la batea, ya que casi todo está manejado por el sector privado de manera eficiente; (n) educación no politizada, no hay universidades en huelga o con las paredes pintorreteadas; (o) limpieza, no hay basura acumulada en las calles; (p), mantenimiento, las carreteras están en excelentes condiciones y no hay necesidad de operativos “heróicos” para que los vacacionistas vayan y regresen sin problemas; (q) higiene pública, los baños públicos están generalmente muy limpios y nadie se roba el jabón o el papel higiénico.

Nada de lo que he dicho tiene mucho que ver con Capitalismo o Socialismo del siglo XXI, sino con una manera de vivir en sociedad, con lo que De Toqueville llamó “las costumbres del corazón”de los habitantes, con una vida social sin complejos y sin rollos. Admiro y disfruto de esa manera de vivir en sociedad. Ella me ha dado tranquilidad, me mantiene la tensión arterial en 125/65 y, si no me hará vivir más, definitivamente me ha permitido vivir mejor durante los pasados cinco años.

Si Chávez hubiese estudiado en la Universidad de Tulsa y lo hubiesen tratado tan bien como a mí, seguramente hoy sería un presidente democrático, más comedido en el hablar y no estaría tan angustiado por encontrar un baño limpio cuando le den retortijones, como nos contó recientemente con su habitual elegancia, con pelos, olores y señales, en vivo y en directo. Es paradójico que Chávez quiera controlarlo todo en Venezuela, cuando ya ni siquiera puede controlar sus rebeliones gastrointestinales.

Ahora ha entrado en la etapa de la locura xenofóbica que ha acompañado a muchos dictadores poco antes del colapso final.

Anónimo dijo...

Simon Bolivar sentía que los negros eran sucios y los indígenas unos animales, sólo basta leer la carta q escribió para Piar o la lay para los naturales.

OGOPOGO dijo...

Sr. Coronel: Le envío un saludo hasta Utopía, dónde seguramente reside. Sea felíz en su mundo color de rosa. Afectuosamente.

Related Posts with Thumbnails


NOTAS COMPLEMENTARIAS:

* Todo material publicado aquí puede ser copiado y divulgado por terceros.

* Algunas imágenes publicadas han sido extraí­das de Internet. En todo caso, no es la intención del blog atribuirse la autorí­a de ellas, sólo se utilizan para crear un concepto gráfico asociado al artí­culo.

* Somos un weblog que utiliza preponderantemente el idioma español pero de ser necesario (según las circunstancias e informaciones recopiladas) pudieran utilizarse otros idiomas (inglés, portugués, francés, italiano, latín, etc).

* Que se entienda bien: Nadie se hace responsable de lo publicado ni de los comentarios derivados así como tampoco de lo que indiquen enlaces foráneos proporcionados­. Nada puede ser autenticado.

* El propietario de este espacio web nada tiene que ver con el autor, no se hace responsable de lo que está siendo publicado, quien publica aquí lo hace utilizando un seudónimo (no anónimo). Cualquier publicación indebida será eliminada oportunamente a petición de la parte interesada.

* Ningún administrador y/o editor de algún sitio web foráneo que haga referencia hacia aquí es responsable de lo que está siendo publicado.

* Evítese algún mal entendido: Pueden haber rumores, informaciones erradas o no ciertas, como tal deben asumirse, incluso pueden haberse publicado datos, opiniones y noticias con fundamentos escasos. Usted puede reclamar y replicar lo que se considere pertinente en la sección de comentarios de cada publicación sin restricciones, es decir, NO HAY CENSURA PREVIA, ¡pruébalo!

* La función de este sitio web es netamente comunicativa, en ningún momento se pretende desprestigiar a terceros, inducir cosas malas o causar pánico (zozobra) en sus lectores quienes en forma voluntaria acceden aquí.


¡Y aquí es Noticia!!!