¡Y con los últimos comentarios sin censuras!!!

lunes, 1 de marzo de 2010

El chavismo se inventó la ultraderecha para justificar su propia extrema izquierda, y la telepolítica boba y petulante le siguió el juego... ¿o no???!

Puede que finalmente el gobierno domestique la esquizofrenia audiovisual de los medios en Venezuela. Parece que, sin acabar con la «libertad de expresión» -esa prostituta a quien todos brindan un trago- la inteligencia socialista se agencia una “libertad” común para todos, pero desde la plataforma de la propaganda oficialista, claro está.

José Vicente Rangel enumeró las "nueve verdaderas razones" que condujeron a la defenestración de Alberto Federico Ravell, valiosísimo trofeo de guerra que infla el pecho de gloria en los núcleos del alto gobierno. A lo mejor han dado en la diana, por fin, y han herido (¿de muerte?) a la trinchera telepolítica del antichavismo monopólico.

Entre esas nueve razones JVR revela que “los accionistas mayoritarios decidieron que todos los sectores sociales y políticos, chavistas, oposición y ni-ni debían tener presencia en Globovisión”. ¿Pasará lo mismo con los medios abiertamente chavistas? ¿Darán cabida y respeto a los voceros opositores y a los desamparados ni-ni?

Puesto que son mayoría, veremos qué tipo de libertad de expresión se construyen ahora los medios oficialistas. Mientras tanto, no se puede negar que han doblegado la esquizofrenia televisiva, cosa que ayuda al desplazamiento comunicacional hacia otros ámbitos de sinergia ciudadana como Twitter (en esta vorágine tecnológica, ya Facebook se parece cada día más a un álbum de chismes de familia).

Con su tímido goteo de candidatos, el antichavismo ha empezado a recuperar los estandartes perdidos en aquella suicida malcriadez de 2005, cuando la oposición hegemónica de la telepolítica boicoteó las elecciones parlamentarias.

Cosa curiosa, los primeros en lanzar ahora sus candidaturas han sido los otrora insurgentes del movimiento estudiantil antichavista, lo que limpia el terreno a prácticas democráticas que, por un lado desmienten el cacareo castrocomunista de las doñas del periodismo de opinión, y por el otro retan al autoritarismo recalcitrante que domina al mundo político en Venezuela.

Los paralelismos son muy malos, ya lo hemos visto con aquellos flojos de mente que para comprender a Chávez “más mejor” lo asocian con Hitler, Stalin o Mussolini (¡qué raro!, casi nunca lo asocian con Franco) como si la experiencia europea fuese la mandamás de la historia.

Pero es que este teatro de las últimas semanas recuerda «La Pacificación», ¿o domesticación?, del movimiento armado en la década de los sesenta. La propaganda oficialista cuestiona al pacto de Punto Fijo que excluyó a los comunistas del juego democrático, ahora el socialismo protagónico y participativo ¿será capaz de incluir a los que -como ellos hace 50 años- son los excluidos hoy en el siglo XXI? Eso de que los candidatos opositores son “burgueses” (que algunos lo son) o “fascistas” aburre tanto que la gente ya escucha con colérica indiferencia tales insultos de ministerio público.

Al final de cuentas el oficialismo se inventó “la ultraderecha” para justificar su propia “extrema izquierda”, y la telepolítica boba y petulante le siguió el juego en 11 años de fracasos consecutivos. Todavía queda uno que otro periodista telepolítico que chilla para que vengan los gringos, o para que se pronuncien los cuarteles criollos y “salven la patria de Bolívar”. Sucumbirán en la mengua de sus jefes y de las almas en pena de los altos ejecutivos audiovisuales.

Lo que venga no se sabe qué será, ¿una oposición domesticada?, quizá no, pese a que los partidos antichavistas captan poco a poco a los otrora líderes estudiantiles. ¿Una democracia de partidos?, algunos analistas dicen que Chávez no tiene otro remedio puesto que fue parido con elecciones, y eso, según dicen por ahí, sólo es posible en democracias independientemente de los apellidos que luzcan.

Una cosa sí es cierta, la telepolítica agoniza y con ello se disuelve poco a poco el monopolio que tenía sobre la oposición, que estaba oprimida no por el maluco del comandante Hugo, sino por los endiosados círculos directivos de las televisoras antichavistas.

Veremos entonces cómo surge la digna rabia, como la llaman los zapatistas del EZLN, una vez que se deslinde de la esquizofrenia audiovisual, del bullicio del casting telepolítico.

Texto original de Noé Pernía.


Publicación anterior del autor: ¡Épale! Una cosa es defender la libertad de expresión y Radio Caracas Televisión, otra cosa es defender a Sapene, Granier o a Lares... ¿Lo entiendes?!

No hay comentarios.:

Related Posts with Thumbnails


NOTAS COMPLEMENTARIAS:

* Todo material publicado aquí puede ser copiado y divulgado por terceros.

* Algunas imágenes publicadas han sido extraí­das de Internet. En todo caso, no es la intención del blog atribuirse la autorí­a de ellas, sólo se utilizan para crear un concepto gráfico asociado al artí­culo.

* Somos un weblog que utiliza preponderantemente el idioma español pero de ser necesario (según las circunstancias e informaciones recopiladas) pudieran utilizarse otros idiomas (inglés, portugués, francés, italiano, latín, etc).

* Que se entienda bien: Nadie se hace responsable de lo publicado ni de los comentarios derivados así como tampoco de lo que indiquen enlaces foráneos proporcionados­. Nada puede ser autenticado.

* El propietario de este espacio web nada tiene que ver con el autor, no se hace responsable de lo que está siendo publicado, quien publica aquí lo hace utilizando un seudónimo (no anónimo). Cualquier publicación indebida será eliminada oportunamente a petición de la parte interesada.

* Ningún administrador y/o editor de algún sitio web foráneo que haga referencia hacia aquí es responsable de lo que está siendo publicado.

* Evítese algún mal entendido: Pueden haber rumores, informaciones erradas o no ciertas, como tal deben asumirse, incluso pueden haberse publicado datos, opiniones y noticias con fundamentos escasos. Usted puede reclamar y replicar lo que se considere pertinente en la sección de comentarios de cada publicación sin restricciones, es decir, NO HAY CENSURA PREVIA, ¡pruébalo!

* La función de este sitio web es netamente comunicativa, en ningún momento se pretende desprestigiar a terceros, inducir cosas malas o causar pánico (zozobra) en sus lectores quienes en forma voluntaria acceden aquí.


¡Y aquí es Noticia!!!