¡Y con los últimos comentarios sin censuras!!!

martes, 6 de abril de 2010

Chávez parece ignorar que Marx odiaba a Bolívar

En algunos países de América latina, incluida la Argentina, da la impresión de que las grandes decisiones políticas se están manejando con un bajísimo nivel cultural, de conocimiento de los asuntos y de responsabilidad por las consecuencias.

Se está viendo en los gobernantes una incomprensión de las dificultades que atraviesan las sociedades actuales, una infantil simplificación de las alternativas que se presentan y una enorme irresponsabilidad con respecto a las posibles consecuencias de lo que deciden.

El autoritarismo que conlleva el pensamiento único hace que las decisiones políticas se adopten en conciliábulos de no más de tres o cuatro personas, con lo que se pierde el valioso aporte de las muchas personas capaces e informadas que hay en todo país.

Un caso paradigmático de este tipo de manejo político, sorprendente por varias razones, es el del llamado "socialismo bolivariano" del presidente de Venezuela, comandante Hugo Chávez, con su decadente retorno al marxismo y su inconsulta decisión de imponer la enseñanza del marxismo en todas las escuelas del país.

Sorprendente por su decadente anacronismo, pero más sorprendente todavía porque parece ignorar el manifiesto y explícito desprecio de Marx y Engels por nuestros países latinoamericanos y la admiración de ambos por los Estados Unidos, cuyo imperialismo sobre nuestros países aprobaban.

Nuestro asombro llega a su máxima expresión cuando vemos que se enseña obligatoriamente a los niños y a los reclutas militares venezolanos a estos dos autores que vituperaron a su héroe nacional, Simón Bolívar, con sus más soeces y despectivas injurias.

El anacronismo de este decadente retorno al marxismo se puso en evidencia con la extrañeza que surgió de los actuales gobernantes rusos (que algo saben de marxismo) cuando el presidente Chávez, en visita oficial, les dijo que extrañaba al marxismo en Rusia y que no deberían haberlo dejado atrás.

Se vió también en el asombro que manifestó el importante consejero político español Miguel Angel Cortés, del que se hizo eco el diario La Nación de Argentina. Este especialista, comentando la decisión chavista de imponer la enseñanza del marxismo en las escuelas venezolanas, dijo: "Es un retorno a la Edad de Piedra, o una vuelta al pleistoceno superior".

Pero este anacronismo, esta imposición de "utopías regresivas", como las denominó el ex presidente de Brasil el sociólogo Fernando Henrique Cardoso, no nos puede asombrar demasiado.

Estamos acostumbrados en estos lares a que cualquier presidente, apoyado en una ocasional mayoría, se sienta con impulsos dictatoriales para arrear a sus pueblos hacia donde le indica su capricho político.

Es más grave la ignorancia que trasunta el desconocimiento de las posiciones políticas concretas de Marx y Engels, que eran de un orgulloso europeísmo y de una convicción de que el porvenir estaba en los dos países que ellos consideraban depositarios de la civilización y el progreso, cuya obligación era llevarlo a los demás: los Estados Unidos a los países latinoamericanos y Alemania a los países eslavos del Este. Veamos nuestra parte.

Siguiendo a su maestro Hegel, y en la típica actitud del modernismo, Marx y Engels exhiben un europeísmo altanero con respecto a nuestros pueblos, que Hegel denominaba despectivamente "pueblos sin historia".

Hegel llega hasta afirmar en su Filosofía de la historia universal que en América latina se degenera todo lo europeo, no solamente las personas, sino hasta los animales y las plantas importadas.

En esa línea, escribe Marx a Engels en un carta del 2 de diciembre de 1854: "Los españoles están completamente degenerados. Pero, con todo, un español degenerado, para un mexicano, constituye un ideal".

En carta a Kautsky, del 21 de enero de 1893, comentando sobre los partidos brasileños, extiende su desprecio a todos los sudamericanos: "La importancia de estos partidos sudamericanos está siempre en relación inversa a las alharacas de sus programas".

No se queda atrás Engels cuando habla de la conquista de la California mexicana por los texanos de los Estados Unidos, en dos artículos periodísticos: "En América latina hemos presenciado la conquista de México, lo que nos ha complacido. Constituye un progreso. Es en interés de su propio desarrollo que México estará en el futuro bajo la tutela de los Estados Unidos" (23/1/1848).

En la época de Engels, se disfrazaba de "tutela colonial" -en Gran Bretaña, de "carga del hombre blanco" y de "misión civilizadora" en Francia- a lo que a partir de 1902, con J. A. Hobson (seguido y citado por Lenin desde 1917) se llama directamente imperialismo.

Pero no todos se engañaban como Engels con el canto de la tutela colonial y la misión civilizadora.

Un año antes de esta publicación, el Congreso del estado de Massachusetts había condenado enérgicamente esta conquista, declarando que era una injusta maniobra de los terratenientes esclavistas del Pacífico. Sin embargo, todavía dos años después de esta condena, el 15 de febrero de 1899, Engels sigue en su posición, escribiendo contra Bakunin, que también se oponía: "¿Y les reprochará Bakunin a los norteamericanos realizar una guerra de conquista, pero que fue llevada a cabo única y exclusivamente en beneficio de la civilización? ¿O acaso es una desgracia que la magnífica California haya sido arrancada a los perezosos mexicanos, que no sabían qué hacer con ella?".

¿Estará Chávez de acuerdo con todo esto, para enseñarlo a los niños venezolanos?

Valga, aunque sea difícil de aceptar y menos de comprender, que un país enseñe obligatoriamente las doctrinas de pensadores que los desprecian, pero lo que es realmente incomprensible es que se enseñe obligatoriamente a autores que insultan a su héroe nacional y al título adoptado de República Bolivariana de Venezuela.

El desprecio de Marx por Simón Bolívar es tan profundo que en la extensa biografía que escribió para la New American Cyclopaedia de los Estados Unidos, donde revisa pormenorizadamente todas y cada una de sus campañas, le niega aptitudes militares y, peor aún, valentía, porque, según Marx, casi siempre abandonó a sus hombres en las batallas para huir cobardemente.

Comenta que quería unificar toda América del Sur "en una república federal cuyo dictador quería ser él mismo". En carta a Engels del 14 de febrero de 1858, le dice: "Simón Bolívar es el canalla más cobarde, brutal y miserable", y lo compara con Faustin Soulouque, el negro haitiano que se proclamó emperador.

Lamento tener que transcribir todas estas cosas, que, por supuesto, no comparto, por el respeto que tengo por el pueblo venezolano y su nación y porque ese desprecio me afecta como latinoamericano orgulloso de serlo.

Además, he combatido el eurocentrismo en varias publicaciones mías. Pero ésta es la expresión fehaciente de las opiniones de Marx y Engels, que los gobernantes venezolanos parecen no conocer o no querer escuchar.

Cuando uno entra en utopías regresivas tropieza con todo el contexto histórico que las rodea y del que no puede desembarazarse.

Nada de esto es para criticar a países ajenos al mío; está expuesto como ejemplo dirigido a nuestros gobernantes, para que experimenten en cabeza ajena las consecuencias de las improvisaciones políticas.

Espero que les sirva para que tomen en cuenta aquel precepto que enseñaban nuestros viejos estadistas cuando la Argentina era un país respetable: "Gobernar no es payar".

Texto original de José E. Miguens



Artículo relacionado: BOLÍVAR y PONTE - Texto original de Karl Heinrich Marx (1858)

No hay comentarios.:

Related Posts with Thumbnails


NOTAS COMPLEMENTARIAS:

* Todo material publicado aquí puede ser copiado y divulgado por terceros.

* Algunas imágenes publicadas han sido extraí­das de Internet. En todo caso, no es la intención del blog atribuirse la autorí­a de ellas, sólo se utilizan para crear un concepto gráfico asociado al artí­culo.

* Somos un weblog que utiliza preponderantemente el idioma español pero de ser necesario (según las circunstancias e informaciones recopiladas) pudieran utilizarse otros idiomas (inglés, portugués, francés, italiano, latín, etc).

* Que se entienda bien: Nadie se hace responsable de lo publicado ni de los comentarios derivados así como tampoco de lo que indiquen enlaces foráneos proporcionados­. Nada puede ser autenticado.

* El propietario de este espacio web nada tiene que ver con el autor, no se hace responsable de lo que está siendo publicado, quien publica aquí lo hace utilizando un seudónimo (no anónimo). Cualquier publicación indebida será eliminada oportunamente a petición de la parte interesada.

* Ningún administrador y/o editor de algún sitio web foráneo que haga referencia hacia aquí es responsable de lo que está siendo publicado.

* Evítese algún mal entendido: Pueden haber rumores, informaciones erradas o no ciertas, como tal deben asumirse, incluso pueden haberse publicado datos, opiniones y noticias con fundamentos escasos. Usted puede reclamar y replicar lo que se considere pertinente en la sección de comentarios de cada publicación sin restricciones, es decir, NO HAY CENSURA PREVIA, ¡pruébalo!

* La función de este sitio web es netamente comunicativa, en ningún momento se pretende desprestigiar a terceros, inducir cosas malas o causar pánico (zozobra) en sus lectores quienes en forma voluntaria acceden aquí.


¡Y aquí es Noticia!!!